Sapito niñera Oriental

Nombre científico: Allobates mandelorum

Autoridad taxonómica: (Schmidt, 1932)

Notas taxonómicas:

Sinónimos:

Phylum: Chordata

Clase: Amphibia

Orden: Anura

Familia: Aromobatidae

Género: Allobates

Categoría: En Peligro En Peligro

Criterio: B1ab(iii)

Nombres comunes:

ranita niñera oriental, Mount Turimiquire rocket frog

Descripción:

Allobates mandelorum es una ranita de tamaño pequeño, hasta 26 mm en machos y las hembras, algo más grandes, llegan a los 29 mm; los dedos de sus manos carecen totalmente de palmeadura, mientras que los de los pies tienen una palmeadura relativamente extensa y rebordes laterales bien desarrollados. Su coloración dorsal es variable, va desde verde oliva, verde grisáceo, verde parduzco hasta bronce, con manchas oscuras y una banda inguinal de amarillo pálido muy llamativa; garganta y pecho amarillento, gris, crema o grisáceo claro, con manchas o reticulado oscuro; barbilla naranja o rosa. La ausencia de un «collar» o banda oscura en la garganta, y el patrón de la coloración dorsal y ventral la distinguen fácilmente de las ranitas del género Mannophryne. A. mandelorum está asociada a pequeñas lagunas y márgenes de las quebradas de montaña; se alimenta de hormigas y diminutos coleópteros. Al igual que las otras ranitas niñeras, coloca sus huevos en la tierra y, al eclosionar, los renacuajos son transportados en la espalda del macho hasta el agua donde completan su desarrollo. Esta especie fue descrita originalmente en el género Phyllobates, luego se la trató como una subespecie de Prostherapis trinitatis (Rivero 1961), para posteriormente ser agrupada en el género Colostethus. Estudios genéticos la reasignan al género Allobates (Grant et al. 2006), pese a que sus relaciones evolutivas no están del todo claras.

Distribución:

Allobates mandelorum es una especie endémica de Venezuela que se encuentra restringida al cerro Turimiquire, en el sector oriental de la cordillera de la Costa, entre los 1.900 y 2.630 m de altitud.

Situación:

Allobates mandelorum fue descrita con base en dos ejemplares recolectados por E. R. Blake durante la expedición Mandel en 1932. La Marca (1993) amplía la descripción de la especie, incluyendo al renacuajo, al estudiar unos 19 ejemplares más (siete machos y doce hembras) recolectados en el mismo cerro un par de años antes. Esto indicaría que era una ranita relativamente común. Se desconoce su estatus poblacional actual, pero se supone en descenso por la alteración de los hábitats naturales de este macizo montañoso. En el ámbito internacional fue incluida en la categoría En Peligro por la Evaluación Global de los Anfibios y por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN et al. 2006, IUCN 2014), dado que su extensión de presencia es menor de 5.000 km2, los ejemplares conocidos provienen de un par de localidades, las cuales, además, han estado sujetas a importantes alteraciones en la calidad de los ecosistemas.

Amenazas:

La principal amenaza es la pérdida y degradación de su hábitat como resultado de prácticas agrícolas con deforestaciones, quemas y eliminación del sotobosque, que han reducido y degradado los bosques originales, especialmente en las tierras bajas y medias. En las zonas más elevadas del Turimiquire, donde habita Allobates mandelorum, los bosques han sido reemplazados por plantaciones de café. A lo anterior hay que sumar los desarrollos de infraestructura y obras hidráulicas como embalses, acueductos regionales y acueductos locales que modifican la hidrología del área. A pesar de que la quitridomicosis cutánea no ha sido estudiada en anfibios de la porción montañosa oriental de Venezuela, no se descarta su presencia en Allobates mandelorum, por cuanto ha sido registrada en otras ranitas niñera del tramo central de la cordillera de La Costa y de la cordillera de Mérida (Lampo et al. 2008).

Conservación:

La especie no cuenta con medidas específicas para su conservación. Parte de su área de distribución está formalmente protegida por la Zona Protectora del Macizo Montañoso del Turimiquire, pese a la limitada eficiencia de esta figura legal. Se recomienda, a la brevedad, estudiar el estatus poblacional actual de esta ranita niñera, además de las amenazas que la tienen en alto riesgo de extinción, mediante el diseño y ejecución de programas de conservación in situ y ex situ para esta especie. Dado el alto nivel de endemismo, tanto vegetal como faunístico, en las tierras de mayor elevación del sistema montañoso del Turimiquire se sugiere considerar su protección a través de alguna figura legal con fines de estricta conservación de la biodiversidad.

Ilustrador:

Autores:

Josefa Celsa Señaris y Fernando J. M. Rojas-Runjaic

Cita sugerida

Señaris, J. C. y Rojas-Runjaic, F. J. M., (2015) Sapito niñera Oriental, Allobates mandelorum, En: J.P. Rodríguez, A. García-Rawlins y F. Rojas-Suárez (eds.) Libro Rojo de la Fauna Venezolana. Cuarta edición. Provita y Fundación Empresas Polar, Caracas, Venezuela., Recuperado de: www.especiesamenazadas.org/taxon/chordata/amphibia/anura/aromobatidae/allobates/sapito-ninera-oriental Viernes, 19/08/2022